Barbarie yanqui y libertad: La paz con el arma nuclear