Descolonización toma el partido de la radicalidad, o sea de la resolución de los problemas desde la raíz

  • Decolonizacion

    No se puede verdaderamente resolver nada sin que se vaya hasta la raíz, donde se haya la causa primera sobre la cual se desencadenan a seguir los efectos y causas secundarias que dependerán ineluctablemente de ella, cuán lejos parezcan relacionadas a ésta para quien mira sin detenerse. Pero nosotros nos detenemos, razón por la cual nos negamos a incluirnos en el insípido ámbito que circunda el ser contemporáneo y que cohíbe la contemplación de las causas profundas, que aparta toda comprensión verdadera, síntoma, entre varios, de la civilización de masa que adormenta la sociedad en el lecho del abandono e ilusiona a sus integrantes con sosas propuestas y narcisistas autosatisfacciones, lo que sirve, por supuesto, los intereses de lúgubres y ávidos poderes.

  •  

  • Pero, en algún momento se debe enfrentar el mundo tal como está, y eso significa que nos apartemos de los caminos despistados que nos propone la Disneyficación de las naciones y grupos humanos.

  •  

  • Descolonización toma el firme partido de la radicalidad, quiere decir eso abordar el problema de frente sin rodeos. ¡No hay más lugar para la tibieza y cobardearía cuando el abismo despedaza el suelo bajo los pies de los pueblos!

  •  

  • filtrer filter cribar

    Debemos empezar de cero, o mejor dicho, de donde empezó la dislocación del continente, tal vez antes de que los europeos llegasen, bien que la parte que nos corresponde es la que inauguró el 12 de octubre 1492. Debemos considerarlo todo: la religión, la cultura, la lengua, la organización del trabajo, la relación a la propiedad, la sexualidad, la amistad, la familia, la caza, la agricultura… todo lo que entra en la constitución de un pueblo ¿Qué es geniuno? ¿Qué viene de fuera? A seguir se decidirá lo que debe ser expurgado y lo que se queda.

  •  

  • Abondance Abundancy opulencia abundancia Eldorado
    La descolonización radical abrirá las puertas de un auténtico Eldorado; una verdadera paz y prosperidad

    Esta colosal faena de descolonización radical le ofrecerá una nueva vida al continente, lo vaciará para llenarlo de nuevo, así como la gran limpieza a la que los campesinos se decidan una vez al año: sacan todo de sus hogares, matan los parásitos, lavan las ropas, despejan el ático o almacén, extraen las camas y colchones donde chinches y otros insectos desagradables hicieron sus nidos, y después de tres días de saneamiento vuelven a ponerlo todo, excepto los muebles tambaleantes y objetos inútiles que serán arrojados al acantilado a fin que jamás vuelvan. Serán entonces el pasado, el verdadero pasado, es decir el que no impacta más el presente. ¡Hagamos esta gran limpieza!

  •  

  • La lucha será acerba ya que cinco siglos de colonización no se cepillan en un par de días. Luego aparecerá el Eldorado, no una ciudad de oro pero un continente de paz, de verdadera y duradera paz y eso es más valioso que todo el oro del mundo.

  •